El problema con “The Hateful Eight”

Por Alejandro Burbano

¿Qué espera el espectador de una película de Quentin Tarantino? ¿Cuáles son las características para definir la esencia del universo del director? Estas dos preguntas las podemos aplicar a una película de Lynch, Fincher o Allen. Cada director exterioriza ciertas características para que el espectador de cine, introyectador masoquista, las aprecie y las guarde en su memoria como una posible huella de su experiencia. El espectador se acostumbra a ciertas reglas y espera el mismo resultado en próximas películas. Ahora,  ¿qué ocurre con “The Hateful eight”? y, ¿por qué resulta una de las películas más pesadas de Tarantino?

“The Hateful Eight” es un Western claustrofóbico en el que la historia se mezcla con varios elementos del azar, flashback a “Pulp Fiction”, para formar una trama que lleva al espectador a sospechar de todos los personajes en los muchos “climax” de la película. Y claustrofóbica no solo refiriéndome a la ubicación en donde se desarrolla, sino también como sensación presente en donde el espectador se siente ofuscado y en momentos aburrido por la historia. Si bien las películas de Tarantino no se caracterizan por una trama perfectamente construida, el estilo y la originalidad de los personajes son la atracción en la mayoría de ellas.

httprockthebestmusic.comwp-contentuploads201601hateful-eight.jpg
Tomada de:  httprockthebestmusic.comwp-contentuploads201601hateful-eight.jpg

 

“The Hateful Eight” se encuentra dividida en seis capítulos, en donde en cada uno se irán insertando a la trama los ocho “odiosos”. Cada uno de ellos es un intento forzoso de un personaje misterioso, donde sobresale la siempre impecable actuación de Samuel L. Jackson, Jennifer Jason Leigh y Kurt Russell; los demás personajes pasan a ser secundarios, incluso la fugaz  —¿E innecesaria?— aparición de Channing Tatum. La originalidad de los personajes presente en la filmografía de Tarantino no funciona como en películas anteriores.

El elemento clásico de Tarantino: su violencia injustificada se vuelve alejada de la película y parece no coincidir con la totalidad de la obra. Muchas escenas sobran y los seis capítulos que parten a la película podrían resultar en menos, incluso en menos de la mitad. Aunque “Django Unchained” haya sido una buena película, comparándola con “The Hateful Eight” resulta excelente, no pensemos en “Reservor Dogs” o “Pulp Fiction”. ¿Es el decaimiento de Tarantino? No lo creo. Solo una caída que será olvidada.

Podría realizar un análisis salvaje y concluir que “The Hateful Eight” es una de las películas con menor calidad en su guion. Y no es que Tarantinio brille por sus grandiosos guiones, sino de cómo situaciones que pueden parecer ridículas e innecesarias las convierte en algo original. Sin embargo, algo paso con el alquimista y en su última película solo podemos apreciar un aburrido guión que nos lleva a aguantarlo por un compromiso con sus películas pasadas por tres horas, después, total arrepentimiento.

Eso sí, no podremos llevar nunca ese rencor a Morricone, la banda sonora es genial y parece ser que es una de las pocas cosas que sostienen a la película.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s